Actualidad

Elena Espinosa ha destacado la capacidad divulgadora de Félix Rodríguez de la Fuente para transmitir su entusiasmo y fascinación por la naturaleza

наклейки
Joomla
Publicado el 15 Marzo 2010

Elena Espinosa ha señalado que la preocupación de Rodrí­guez de la Fuente por las relaciones entre el hombre y el medio quedaron plasmadas en el tí­tulo de una de sus series más exitosas: "El hombre y la Tierra"

La Ministra ha indicado que el naturalista mostró su preocupación por la desaparición de los usos tradicionales, a la vez que advertí­a de los problemas ambientales derivados del abandono del pastoreo extensivo 

La Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha presentado hoy el libro "Félix Rodrí­guez de la Fuente. Su vida, mensaje de futuro", escrito por el periodista Benigno Varillas, que constituye la primera biografí­a autorizada del naturalista, con la que se conmemora el 30 aniversario de su muerte. Durante su intervención, la Ministra ha destacado que Félix Rodrí­guez de la Fuente supo transmitir, a través de la palabra y la imagen, su entusiasmo, su fascinación y su infinita curiosidad por conocer los secretos y los resortes que mueven la naturaleza. Esa misma energí­a vital, ha dicho la Ministra, le hizo rebelarse contra una vida convencional a la que parecí­a encaminado.

Elena Espinosa ha indicado que ese interés por la naturaleza comenzó a forjarse en su infancia, en las conversaciones que mantení­a con el zapatero del pueblo, y maestro ornitólogo, y en las andanzas por la cueva de La Verana, desde donde atisbaba a los pastores con sus rebaños de ovejas y carneros, que, según palabras del propio naturalista, "olí­an a lana mojada e historia antigua".

Elena Espinosa ha añadido que esa preocupación por las relaciones entre el hombre y el medio quedaron plasmadas en el tí­tulo de una de sus series más exitosas: "El hombre y la Tierra". Esas relaciones, ha dicho la Ministra, que a veces son conflictivas y generan problemas ambientales y que en otras ocasiones se construyen en armoní­a, fueron observadas por Félix Rodrí­guez de la Fuente, que como buen naturalista, mostró su preocupación por la desaparición de los usos tradicionales, a la vez que advertí­a de los problemas ambientales derivados del abandono del pastoreo extensivo.

Por eso, y adelantándose a su tiempo, Rodrí­guez de la Fuente proponí­a ya entonces que los responsables de la conservación de la naturaleza empezaran a pensar en introducir nuevamente ganado para evitar la degradación de los biotopos en aquellos espacios en donde haya desaparecido.

La Ministra ha recordado que el naturalista se trasladó a geografí­as remotas para encontrarse con nuevas expresiones de la vieja relación entre el hombre y la tierra. Fruto de todas esas experiencias y reflexiones, ha dicho Elena Espinosa, empezó a emerger en su cabeza un salto de escala: la necesidad de afrontar la conservación de la naturaleza desde un ámbito global. Precisamente, ha apuntado la Ministra, unos dí­as antes de partir hacia el que habrí­a de ser su último y fatí­dico viaje, presentó en Madrid la "Estrategia mundial para la conservación de los recursos vivos y el logro de un desarrollo sostenido".

La Ministra ha ofrecido a Odile Rodrí­guez de la Fuente, hija del naturalista que dirige la Fundación que lleva su nombre, la colaboración del Ministerio en los trabajos por la custodia del territorio, la convergencia entre lo rural y la naturaleza, y entre la cultura campesina y la ecologí­a en los entornos locales. Elena Espinosa ha señalado también que el autor de la biografí­a que se ha presentado hoy, Benigno Varillas, ha realizado un minucioso trabajo de investigación, analizando los contextos polí­ticos, sociales y culturales de la época en los que se desenvolvió Félix Rodrí­guez de la Fuente.

Fuente: La Moncloa

разработка вышивки
сколько сейчас время